Sí, quiero

Sí, quiero

Cada momento de la vida tiene una etapa. Y cada una ha de ser vivida con intensidad, pues ninguna volverá a ser vivida. Está la infancia, la adolescencia, la juventud… Cada una con su magia, su intriga, sus temores e inquietudes. Cada etapa tiene unas vivencias, magia y sensaciones. Y entre ellas, está el noviazgo. Un momento mágico, de intriga, de mariposillas en el estómago. Un periodo que merece ser vivido con intensidad, porque si todo va bien, se transforma en una vida juntos. Se trata, en definitiva, de convertir un tú y yo en un “nosotros”, en la culminación del comienzo de “Lo nuestro”.

Y en este momento de la vida, tan bello y emotivo, está Álvaro preparando algo. Carmen no lo sabe, pero él ha cuidado con esmero cada detalle. Y ha decidido encargarnos a nosotros el anillo de compromiso. Un anillo que simbolice el primer paso en firme para empezar un camino juntos. Una joya que encarne el comienzo de algo bello, el inicio de un proyecto en común.

El pasado 21 de Mayo nos encargó un anillo de compromiso. Algo muy especial para formularle a Carmen la pregunta con la que conseguir lo que todos intuis… un sonoro ‘Sí, quiero’. ¿Queréis ver el anillo? Adelante, echemos un vistazo.

Se trata de un solitario de tipo campana, de sencillas formas orgánicas. Su diseño limpio y femenino deja adivinar su significado. Fabricado a mano en Oro amarillo de 18Ktes de 750mls. En sus cuatro garras alberga un magistral diamante, sencillamente perfecto. Su color D y su pureza IF hacen de él todo un unicornio. Es, en términos absolutos, un diamante perfecto. No tiene taras ni inclusiones, pues su grado de pureza es el más alto (IF). Su color también es un River D, blanco máximo. Además, es un diamante certificado por el IGI de Amberes, y comprobado por Gutiérrez Joyeros. Como prueba de seguridad lleva un código láser grabado en el filetín de la gema:

(En la foto, todo dispuesto para empezar: el diamante envasado y el anillo que había que copiar en Oro amarillo)

Los diamantes con los que trabajamos en Gutiérrez Joyeros, o bien están analizados por nosotros, o bien son piezas analizadas por organismos independientes. Solemos trabajar con el IGI (international gemological institute), el GIA (Gemological Institute of America), o HRD (Consejo Superior del Diamante). En este caso se trata de un diamante certificado por el IGI. Este, como indicábamos, lleva grabado a láser en el filetín un código. Y esto se hace para verificar las calidades:

(aquí podemos observar el código que se corresponde con el análisis de laboratorio que se adjunta)

Este tipo de documentación no es un simple certificado: es un análisis completo en el que se detalla color, pureza, simetría, pulido e impresiones generales. Además en Gutiérrez Joyeros adjuntamos un certificado de corroboración o responsabilidad de haber manipulado dicha piedra para la elaboración del anillo de compromiso. Ante todo, transparencia y calidad.

(A pesar de que la gema viene certificada, en Gutiérrez Joyeros comprobamos todos los parámetros, para mayor tranquilidad del cliente)

El hecho de tener taller, centro de diseño 3D y laboratorio gemológico, hace que seamos capaces de fabricar un anillo en cuestión de días. Y sí, aquí está el ansiado anillo:

Un anillo de compromiso que está listo. Y una historia a punto de nacer. Sí, quiero.

Gutiérrez Joyeros

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios se marcan con *