Montefiori: el solitario para compromiso

Montefiori: el solitario para compromiso.

Hacía falta volver a enamorar al mundo con un anillo. Hacía falta mezclar tradición con ergonomía, dejando fluir formas que la gente nunca olvide. Y todo ello innovando para ofrecer una joya que, dentro de lo tradicional, ofreciera un diseño personal y duradero. Era necesario.

Hacía falta diseñar un solitario sutil, armonioso, elegante. Un anillo que huyendo del exceso de formas, ofreciese un diseño limpio y a la vez clásico. Un anillo que no cansa a la visa; la enamora. Y así ha nacido el solitario Montefiori.

Muchos hombres nos transmiten las inquietudes de sus chicas a cerca de los solitarios tradicionales. Como bien sabéis, el anillo de compromiso por excelencia y antonomasia es el anillo solitario. Es el Rey, el más elegido y recurrido. En estos el diamante siempre se concibe sobre el propio aro, sujeto por una colección de garras.

Y esto hay que entenderlo. No sólo es por términos de delicadeza visual o diseño grácil, sino también por términos físicos. El diamante es una gema de origen mineral compuesta por Carbono puro. Su dispersión óptica no es muy alta en función con su índice de refracción. El valor es de 0,044. No obstante, es el valor más alto de todas las piedras naturales incoloras. Esto es en definitiva lo que provoca ese fuego tan característico del diamante.

Por esto mismo insistimos que, ante estas modas minimalistas pasajeras, es mejor optar por lo clásico. Lo clásico, con toques de actualidad, es garantía de moda inmarcesible. Un solitario de aro sencillo, que exponga la gema en unas garras. La luz debe circular. Sólo así será más vistoso, elegante y femenino.

Es cierto. Y la ley física lo demuestra. Y poco a poco el público se va dando cuenta. Y es que ciertas modas no siempre sientan bien en los diamantes. Cada vez son más los chicos que, tras indagar los gustos de su chica, nos piden algo de corte clásico. Y tal vez ese temor de asociar clásico a “desfasado”, les haga temer a no dar en la tecla. Pero como todo, lo clásico se re interpreta, se revive. Y se llena de estilo. Y el resultado son formas maravillosas.

Por nuestra parte pasaba igual. Llevábamos tiempo con ganas de lanzar otro solitario estrella. No se trata de buscar un sustituto a nuestro famoso ‘Romantisch‘, sino de lanzar otro concepto. Así pues decidimos lanzar el que  que va a ser el solitario estrella de la juventud: el solitario Montefiori.

Su corona, diseñada con esmero, está inspirada en las formas naturales que recuerdan al nenúfar. Simula unos pétalos que abrazan un diamante. Cada pétalo está interpretado jugando con las líneas curvas. Reinan las formas orgánicas y naturales. Entre cada pétalo una pequeña “hoja” hace de unión y refuerzo a la corona. Generalmente la corona es de 6 garras. Aunque se puede diseñar a gusto del cliente con más o menos garras.

En el Solitario Montefiori el cliente siempre otorga su toque final. Partiendo de la hermosa corona, el cliente puede elegir entre tres tipos de aro. Lo hay liso, brazo italiano con doble gallón bajo, o liso con doble gallón superior. Igualmente se puede otorgar un guiño a la personalización eligiendo el color: blanco, rosa o amarillo. O haciéndolo bicolor: por ejemplo se puede elegir la corona en oro blanco y el aro en amarillo.

Como no podría ser de otro modo, el Solitario Montefiori apunta a un público selecto que quiere una joya diseñada y personalizada. Y como siempre con la garantía de un laboratorio gemológico y de un centro de diseño. Por eso, en Gutiérrez Joyeros nos hemos propuesto que la gama Montefiori se realice sólo con diamantes de máxima calidad. Así pues disponemos de una serie de diamantes envasados, analizados por distintos laboratorios, con un grado de color D y nivel de pureza VVS2 como mínimo.

Por su diseño esmerado, pensando en la comodidad y la ergonomía, así como en la belleza. Por su línea femenina, delicada y grácil. Por su posibilidad de personalización. Por el empleo exclusivo de diamantes de máxima calidad (D-Flawless). Por todo esto, el solitario Montefiori busca la excelencia.

Solitario Montefiori. el significado del compromiso.

Otro diseño de Gutiérrez Joyeros.

Antonio Gutiérrez

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios se marcan con *