… Más que a mi vida

La boda de Inma y Nacho

Hay momentos únicos, que merecerían ser revividos cada vez que uno quisiera. Cómo no, hablamos de las bodas… ilusión, espera y entrega hasta que llega el día soñado, el más esperado. Y de repente pasa y queda prendido en nuestro recuerdo. Un sello grabado a fuego en nuestra memoria que nos deja una impronta de nostalgia y cariño por lo vivido en ese día. Y es que, ojalá, las bodas duraran más y se pudiesen revivir.

Y aunque solemos hablar mucho de pedidas y bodas, la de hoy es especial. Es la boda de Nacho e Inma, una pareja (ya matrimonio) que aguardaba su gran momento con toda la ilusión que se pueda tener.

Conocimos a Inma un día en su trabajo, hasta que de repente apareció por la joyería con Nacho para ver las alianzas de su boda. Y con esmero y cariño decidimos hacer un diseño que les satisficiera.

Y llegó su gran día, el día en el que un sonoro sí quiero sería testimonio excepcional de su unión. En este gran día, la pureza de las manos de los niños hacían entrega de nuestras alianzas. Tras la bendición de las mismas y las promesas en el Altar, Inma y Nacho, Nacho e Inma entraban en la puerta de la Historia como matrimonio. Unidos y bendecidos.

Queridos amigos, gracias infinitas por vuestra confianza. Entráis por la puerta grande en el mundo de los #Joyadictos. Os deseamos todo lo mejor.

Vuestros amigos de Gutiérrez Joyeros 1931.

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios se marcan con *