Cómo cuidar tus joyas

Cómo cuidar tus joyas

El verano es un cambio. Un cambio a mejor. Cambio de rutina, escenarios, comidas, ropa…

Un cambio en todos los sentidos. Y es el verano para lo que todas nos preparamos: operación bikini, compra de ropa nueva, complementos ideales.

También es tiempo de cuidados extra: crema solar, gafas de sol, hermosas y estilizadas pamelas, productos capilares…

¿Y nuestras joyas? ¿Las cuidamos como se merecen? Porque, al igual que nuestra piel o cabello, precisan de cuidados especiales para no sufrir los efectos de cloro, la sal y el agua.

Aquí algunas claves:

  • Ante todo, quitárnoslas si vamos a bañarnos o dormir. Son un complemento, y nadie duerme con gafas, ¿verdad?
  • No olvidemos alejarlas de todo producto químico. Colonias, cremas, maquillaje. Nadie quiere estropear un cálido coral con un perfume. ¿o tú sí? No queremos perder el brillo de las perlas por culpa de una crema hidratante. Primero aplicamos perfume, tras ello, no ponemos nuestras joyas. Y las gemas orgánicas (perlas, coral, jade…) son las más delicadas.
  • Las joyas de oro se limpian con agua tibia y un cepillo de cerdas muy suave. Si se han manchado de crema, maquillaje, u otro, podemos aplicar una pizca de jabón neutro. Podemos emplear un cepillo de dientes viejo y dejarlo para tal uso.
  • También podemos limpiar joyas hirviéndolas. Sí, hirviéndolas. En un cazo con agua, jabón y unas gotitas de amoniaco. Y cuando esté en ebullición, sumergir joyas dentro de un colador. Con este método podremos limpiar casi todo. Diamantes, zafiros, rubíes, etc. Pero nunca introducir joyas con gemas orgánicas, perlas, coral, nácar, etc.
  • Ojo con las gemas, no apliquemos productos limpiadores, por muy específicos que sean, sin consultar con vuestro joyero de confianza. Él sabrá mejor que nadie cómo tratar cada tema en concreto.
  • Piscina, playa: enemigas de las joyas. Pueden estropearse por los residuos de sal o cloro, especialmente en piscinas públicas. O peor aún, pueden perderse.

Como veis, las joyas, más que ningún otro complemento, precisan de un cuidado específico durante nuestros meses de relax. Luzcamos espléndidas con joyas espléndidas. Pues no olvidéis, son nuestras mejores aliadas 😉

Babette Baca Baier

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios se marcan con *